Archivos de la categoría ‘Parrafadas’

Microsoft wants you!

Esta noche, tras hackear (porque se podría llamar así tras la que he liado) el televisor de tubo que aún persiste en casa cuan Celacanto (impíos los que no saben de lo que hablo), me ha dado por sentarme. Sí, me tiro el santo día sentado-tumbado-haciendoelpino con libros cubriendo mi cuerpo en proporciones titánicas, pero esta vez pensaba en hacer algo ocioso… No penséis mal pecadorcillos, quería jugar un rato al PC y no conmigo. Claro, uno enciende la cajita pensante de diversión y ¿qué hace? Pues abre su Zorro on Fire para visitar facebook, twitter, wordpress… Total, que uno acaba atrapado en la blogosfera (chúpate esa Ridley Scott, yo también se decir palabras futuristas molonas).

A través de un antiguo amigo del instituto (gracias Dani), di vía facebook con el texto que os pongo a continuación.Tras leerlo mi mente ávida de sabiduría (por no decir aburrida de muerte) se dedicó a investigar más, dando con un blog llamado Entre el Caos y el Orden y una entrada genial sobre el tema, aportándome datos que no conocía del tema y descubriendo LA VERDAD (ahora pegaría una risa malévola).

Muy vistos y conocidos son los discursos del recientemente fallecido Steve Jobs, pero no tanto lo son las palabras del señor Bill Gates… Fuera de guerras entre PCianos y Macrranos (todo acaba en el ano pequeños), hay que decir que la capacidad de emocionar y motivar a las masas era prácticamente exclusiva del adicto a las manzanas. Entonces, ¿qué es esta lista tan motivadora puesta en boca del señor Puertas? ¿Quizás es un orador genial pero su timidez le ha evitado ser tan grandilocuente como su fallecido competidor? Pues podría ser, pero al parecer si eres tan famoso te pueden atribuir tanto cosas buenas como malas y, en este caso en particular, se le han atribuido al señor Gates unas frases muy muy interesantes.

Cientos de webs dicen que el bueno de Bill dió una conferencia dirigida a estudiantes y padres de familia en la Universidad de Yale, en la cual expuso las famosas 11 reglas.

La verdad es que Bill jamás dió tal conferencia, y las siguientes reglas fueron redactadas originalmente por Charles Sykes, conocido por su libro “Dumbing down our Kids”.

Desmitificado el mito (me siento un mithbuster) os expongo como colofón las controvertidas reglas, disfrutadlas…

 

REGLA UNO
La vida no es justa. Acostúmbrate a ello.
REGLA DOS
Al mundo no le importará tu autoestima.
El mundo esperará que logres algo, independientemente de que te sientas bien o no contigo mismo.
REGLA TRES
No ganarás 5.000 dólares mensuales justo después de haber salido de la universidad, y no serás un vicepresidente hasta que con tu esfuerzo te hayas ganado ambos logros.
REGLA CUATRO
Si piensas que tu profesor es duro, espera a que tengas un jefe. Ese sí que no tendrá vocación de enseñanza ni la paciencia requerida.
REGLA CINCO
Dedicarse a voltear hamburguesas no te quita dignidad.  Tus abuelos tenían una palabra diferente para describirlo: le llamaban oportunidad.
REGLA SEIS
Si metes la pata, no es culpa de tus padres.  Así que no lloriquees por tus errores; aprende de ellos.
REGLA SIETE
Antes de que nacieras, tus padres no eran tan aburridos como son ahora. Ellos empezaron a serlo por pagar tus cuentas, limpiar tu ropa y escucharte hablar acerca de la nueva onda en la que estabas. Así que antes de emprender tu lucha por las selvas vírgenes contaminadas por la generación de tus padres, inicia el camino limpiando las cosas de tu propia vida, empezando por tu habitación.
REGLA OCHO
En la escuela puede haberse eliminado la diferencia entre ganadores y perdedores, pero en la vida real no.
En algunas escuelas ya no se pierden años lectivos y te dan las oportunidades que necesites para encontrar la respuesta correcta en tus exámenes y para que tus tareas sean cada vez más fáciles. Eso no tiene ninguna semejanza con la vida real.
REGLA NUEVE
La vida no se divide en semestres. No tendrás vacaciones de verano largas en lugares lejanos y muy pocos jefes se interesarán en ayudarte a que te encuentres a ti mismo. Todo esto tendrás que hacerlo en tu tiempo libre.
REGLA DIEZ
La televisión no es la vida diaria. En la vida cotidiana, la gente de verdad tiene que salir del café de la película para irse a trabajar.
REGLA ONCE
Sé amable con los NERDS (los empollones);  Existen muchas probabilidades de que termines trabajando para uno de ellos.

 

[Fuente: Entre el Caos y el Orden]

Trinity

Publicado: 14 de enero de 2012 en Curiosidades, Historia, Parrafadas

Julius Robert Oppenheimer (22 de abril de 1904–18 de febrero de 1967) fue un físico estadounidense y el director científico del proyecto Manhattan, se esforzó durante la Segunda Guerra Mundial para ser de los primeros en desarrollar la primera arma nuclear en el Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, Estados Unidos.

Conocido coloquialmente como “El padre de la bomba atómica” pese a que comparte ese mérito con su principal mentor, Enrico Fermi, Oppenheimer expresó su pesar por el fallecimiento de víctimas inocentes cuando las bombas nucleares fueron lanzadas contra los japoneses en Hiroshima y Nagasaki. Al terminar la guerra, fue el jefe consultor de la recién creada Comisión de Energía Atómica y utilizó esa posición para apoyar el control internacional de armas atómicas y para oponerse a la carrera armamentista nuclear entre los Estados Unidos y la Unión Soviética.

El “éxito”

El trabajo colectivo de los científicos en Los Álamos tuvo su primer éxito en la primera explosión nuclear cerca del pueblo de Alamogordo, Nuevo México el día 16 de julio de 1945. A la prueba Oppenheimer le nombró Trinity (Trinidad); más tarde explicó que se basó en un verso del poeta John Donne (1572–1631). Según el historiador Gregg Herken, es posible que este nombre fuera una alusión a Jean Tatlock, quien le hizo consciente de Donne cuando eran parejas en los años 1930. Tatlock se había suicidado unos meses antes, para la consternación de Oppenheimer. Después recordó que mientras presenciaba la explosión, pensó en un verso de un texto hindú, la Bhagavad-Guitá:

Si el esplendor de un millar de soles brillasen al unísono en el cielo, sería como el esplendor de la creación…

Sin embargo, otro verso que recordó se le atascó en la mente:

“Ahora me he convertido en La Muerte, Destructora de Mundos.”

 

Según su hermano, al momento exclamó simplemente —It worked. (Funcionó.) La noticia de la prueba exitosa fue comunicada con urgencia al presidente Harry S. Truman, a quien esta información le podía servir para afianzar su posición en la Conferencia Potsdam, sobre el futuro de la Europa de la posguerra, que pronto tendría lugar.

Para terminar el post os dejo las propias palabras de Oppenheimer al ser entrevistado sobre lo ocurrido durante la explosión:

We knew the world would not be the same. A few people laughed, a few people cried, most people were silent. I remember the line from the Hindu scripture, the Bhagavad-Gita. Vishnu is trying to persuade the Prince that he should do his duty and to impress him takes on his multi-armed form and says: “Now I am become Death, the destroyer of worlds.” I suppose we all thought that one way or another…

Traducción: Supimos que el mundo no sería el mismo. Unas pocas personas rieron, unas pocas lloraron, muchas estuvieron en silencio. Recuerdo la línea de la escritura Hindú, el Bhagavad-Gita. Vishnu está tratando de persuadir al Príncipe para que haga su deber y para impresionarlo toma su forma con múltiples brazos y dice, “Ahora, me he convertido en la muerte, destructora de mundos.” Supongo que todos pensamos eso, de una u otra forma…

 

[Fuentes: Wikipedia, Wikimedia Commons y Wikiquote]

EROGACIÓN

Publicado: 11 de enero de 2012 en Parrafadas

No conocía la palabra “erogación” hasta que empecé a estudiar en la biblioteca de ciencias. El primer día pregunté dónde estaba la máquina de café (en los baños ¿¿??), eché las monedas para un capuchino (una de diez, dos de veinte) y La Máquina me la mostró: “erogación”. Apareció mientras el café se vertía y yo no supe lo que quería decir. Bueno, me dije, será lo contrario de “derogación”. Pero… ¿y qué era “derogación”? Tampoco lo sabría explicar. Una máquina de café acababa de darme una lección de humildad. Inmediatamente volví a mi ordenador y busqué en la RAE.

Un acto cuasi-divino...

“Erogar: distribuir bienes o caudales”. Claro. ¿Cómo iba a significar otra cosa? De hecho… ¿cómo había podido pasar tanto tiempo sin comprender que las máquinas de café no dan café, que erogan café? Erogar es un verbo mucho más adecuado para describir el acto de suprema generosidad de las máquinas de café, que nos distribuyen caudales cada mañana y noche de estudio. Caudales de vida, de energía, de luz, de todo. Dar es vulgar, erogar es divino. Desde aquel día, cada vez que echo mis tres monedas en La Máquina siento un escalofrío de devoción, humildad y entrega. No todos tenemos la oportunidad de contemplar así, de cerca, un instrumento erogador de vida. El milagro de la existencia, la explicación de todos los prodigios, de las sonrisas y de los buenos humores de cada mañana, está ahí, al alcance de mi mano. La fuerza del guerrero nocturno, que no quita el sueño si no que da la vida. Ya nunca he vuelto a hablar de “la máquina de café” sin más. Ahora ella es La Máquina, con mayúsculas. Y sólo de pensarlo me dan ganas de llorar de la emoción.

 

[Modificado levemente del gran texto de Sindrogámico, gracias por aclararme qué demonios significaba tan grandioso término…]

Así empiezan estas cosas…

Publicado: 10 de enero de 2012 en Parrafadas

General Brown: Pero ¿cuándo empezaron los soviéticos a hacer este tipo de investigación?

General de Brigada Dean Hopgood: Bueno, señor, parece que se enteraron de nuestro intento de comunicarnos telepáticamente con uno de nuestros submarinos nucleares, el Nautilus, cuando estaba bajo el casquete polar.

General Brown: ¿Qué intento?

General de Brigada Dean Hopgood: No hubo tal intento. Toda la historia fue un fraude francés, pero los rusos creyeron que la historia sobre la historia del fraude francés era sólo una historia, señor.

General Brown: ¿Así que ellos empezaron con la investigación psi porque creían que nosotros estábamos haciendo investigación psi cuando en realidad no estábamos haciendo investigación psi?

General de Brigada Dean Hopgood: Sí, señor. Pero ahora que están haciendo investigación psi, vamos a tener que hacer investigación psi, señor. No podemos permitirnos el lujo de que los rusos lideren el campo de la investigación paranormal.

 

 

[Extraído de “Los hombres que miraban fijamente a las cabras”… Tened cuidado cabrones!!!]